Lo siguiente por mi en un minuto y medio:

Hagamos una canción, necesito un instrumentista y un cantor, hasta puedo ser yo, quiero una canción a lo Juana Molina. Si sé no entiendes nada.
 
 
a veces las pasiones se me arrancan porque no las tengo atadas a los pelos de los brazos y no me hacen volar como a esos colores rojos.
Todo me emociona, todo me conmociona.
Nada me emociona, todo da igual.
No sabes nada, sabes mucho.
Está bien.
Un día bien, un día mal.
Un día mal otro día bien.
Completa e incompleta.
Constante e inconstante.
A mitad del camino me divierto con otra cosa.
Otra cosa se entremete entre medio de mi camino.
Pierdo el hilo, dónde estaba, no importa allá hay un caballo
pero acá hay una flor amarilla
el cielo me encandila
las nubes son naranjas
por acá un estudio
por allá una divertida razón
contradicciones perfectas
y que quiero, no podría decírtelo
no quiero hijos
no quiero ser una esclava laboral
a veces fotógrafa
a veces escritora
a veces diseñadora
a veces administrativa
a veces nada
a veces algo nuevo
a veces inglés
otras veces una red.
No se sabe nada
pero se sabe todo.
No hay pasión y vacía estoy en el viento
pero el viento me llena de amor
amor que no le sirve a nadie mas que a mi
a mi que tampoco se qué hacer
¿el viento podré venderlo?
No, no puedo generar felicidad y comérmela
la infelicidad está en los pies
en las huellas de los ciudadanos
las películas son mentiras
y no sé dónde estoy parada
si en Chile o en la nube inventada por mi mente
todo lo olvido
todo lo recuerdo
por eso escribo porque olvido todo
los libros continúan ahí y me observan
aprende de mi y no quiero
aprende de otro y no quiero
lamento ser tan irresponsable
un día entenderás que mi pasión por todo y por nada
era algo que aún no sé que es.
Lo siguiente por mi en un minuto y medio:

El estrés del chileno

El estrés invade mis caminatas de lunes a viernes,

trato de convencerme de que todo estará bien,

de que pronto se acabará,

pero cuando me doy cuenta de que paso a paso me enfermo,

de que mi colón me grita que por favor lo abrace,

mis frustraciones me piden que por favor les cante una canción y mis temores me piden que medite,

mis risas tratan de volar pero tienen pocas energías y mi esperanza reza todos los días y no se le olvida rogar por abundancia y nuevos caminos.

Es difícil vivir, es complicado subsistir, es triste la vida cuando el gobierno me dice que mi hogar está calificado entre el 81% y el 90% de mayores ingresos o menor vulnerabilidad socio económica, y no me alcanza ni pa ahorrar por la mierda.

Espero que no se maten antes de viejos, aunque creo que día a día dejas que el sistema te coma el espirito. Tengo mi cable a tierra, mi amor, y soy sumamente feliz cuando después del metro, después de caras largas, de golpes en el transcurso del viaje llego, meto la llave en la puerta y me recibe él, mi compañero con esa sonrisa que todo lo alivia. Eso es lo mejor de la vida y viajar y salir a beber cervezas y comer pizzas artesanales y que me valga madre mi rutina porque soy milleniums y es obvio que me van a aburrir las cosas y querré cambios y evoluciones.

El estrés del chileno

Rutina

Qué pasa dentro del vagón,

las sonrisas desaparecen,

la amabilidad es fina

y el estrés les chorrea por las arrugas que se están formando y las que ya están,

el aire se vicia de preocupaciones,

se les nota que se les olvidó vivir la vida,

la rutina se los chupó y van queriendo menos sus días,

es un hecho “existen chilenos descontentos”,

pero por favor que no se les olvide sentir su vida que es muy breve.

Rutina

Dormir con él

tumblr_my4yysdooh1t4wmn7o1_500Tener con quien dormir noche tras noche es lo mas impagable que me puede pasar, si tú tienes esa suerte me entenderás, encontrar a un compañero que te abrace, que deslice sus manos por tu pelo, que vele por tus sueños, que converse contigo. Me da espacio para escribir, para editar, para redactar y me da ideas para creaciones, y que termine arropándote los sueños cuando empieza a caer el frío por las noches es algo sublime.

Puede que tenga los peores días buceando en lugares que la rutina me condena pero al sonar la campana y saber que él estará en este departamento lleno de desorden con aromas que solo nosotros atesoramos es sublime (repito).

Buenas noches.

Dormir con él